Conoce la historia de San Nicolás

San Nicolás, cuyo nombre significa «protector y defensor de los pueblos», fue tan popular en la antigüedad que se le han consagrado en el mundo más de 2 mil templos. Por haber ayudado tanto a los niños, en su fiesta se reparten dulces y regalos a los infantes.

Sus padres murieron atendiendo a los enfermos de una epidemia y dejaron a San Nicolás una gran fortuna. Sin embargo, el joven decidió repartirla entre los pobres e ingresar a un monasterio como monje. Más adelante peregrinó a Egipto y Palestina, donde conoció Tierra Santa.

El paso de los siglos no ha reducido la popularidad de este santo. Por ser prelado, se le representa vestido en rojo.
 

¿Cómo surgió el nombre de Santa Claus?

Su devoción se propagó mucho en Alemania. Además, como en alemán se llama «Sankt Nikolaus», lo comenzaron a llamar Santa Claus. Esta figura era representada con su traje rojo, barba blanca, que pasa de casa en casa repartiendo juguetes a los niños.

 

¿Cómo se hizo obispo San Nicolás?

Según cuenta la tradición, en la ciudad de Mira, en Turquía, los obispos y sacerdotes se encontraban en el templo reunidos para la elección del nuevo obispo. Al fin dijeron: «Elegiremos al próximo sacerdote que entre al templo». En ese momento, sin saber lo que ocurría, entró Nicolás y por aclamación de todos fue elegido obispo.

Los marineros del mar Egeo y del Jónico tienen una «estrella de San Nicolás» y se desean buen viaje diciendo: «Que San Nicolás lleve tu timón».

¿Por qué se celebra en diciembre a San Nicolás?

Este santo murió el 6 de diciembre del año 345. Tras su muerte se convirtió en el primer santo, no mártir, en gozar de una especial devoción en oriente y occidente.

Hoy en día existen miles de tradiciones en todo el mundo para celebrar a este santo y, sin duda alguna, es el favorito de todos los niños.

El 6 de diciembre es el día de San Nicolás. Un día muy especial y festivo en Alemania, sobre todo para los niños, ya que reciben regalos después de haber dejado los zapatos en la ventana, bajo el árbol de Navidad, en la puerta de sus habitaciones o junto a la chimenea.

Ese 6 de diciembre se celebra en Alemania el Nikolaustag. Como aún es tiempo de colegio, los niños reciben en él la visita de San Nicolás, quien les deja caramelos, chocolates, dulces y frutos secos. Pero no todo se ciñe exclusivamente a los niños, ya que incluso hay algunas empresas en las que el empleado más joven se debe disfrazar de San Nicolás para repartir regalos y caramelos entre los demás compañeros.

 

Pero para este ingente trabajo San Nicolás necesita la ayuda de un paje, que en Alemania se llama Ruperto. Algunos creen que se trataba de un pequeño demonio al que derrotó el propio San Nicolás, por eso en ocasiones se representaba encadenado al santo. Otros creen que simplemente es un criado que se volvió negro por entrar en las casas por las chimeneas. Y, ojo, a los niños malos que no se han portado bien durante el año les da unos azotes.

Lo cierto es que los niños en Alemania esperan ya impacientes la llegada de San Nicolás el próximo 6 de diciembre.