“La Historia cuenta que…….”

 

Bertolt Brecht – el arte al servicio de la política

Eugen Berthold Friedrich Brecht, más conocido como Bertolt Brecht,  nació el 10 de febrero de 1898 en Augsburgo, Estado de Baviera. En su juventud fue rebelde, le encantaba jugar ajedrez y tocaba el laúd.  Lo distinto y extravagante lo atraía, vivía al margen de las normas de su tiempo, como el recato y la disciplina.

La guerra influyó en su euforia y criticó con un ensayo al poeta Horacio («Dulce y honorable es morir por la patria»), por lo que fue expulsado de la escuela. La intervención de su padre y del profesor de religión evitaron el cumplimiento de este castigo.

Estudió medicina en la Universidad de Múnich, lo que tuvo que interrumpir por la Primera Guerra Mundial, para hacer el servicio militar en un hospital de Augsburgo como médico.

Su primera obra teatral, Baal, la escribió a sus 20 años, en 1918. El personaje principal es un poeta y asesino.

Su segunda obra la escribió entre los años 1918 y 1920 sobre la revolución alemana, titulada «Tambores en la noche». Como visitaba muy seguido Berlín, estableció relaciones con gente de teatro y la escena literaria.

A partir de su primer matrimonio con la actriz de teatro y cantante de ópera Marianne Zoff, obtuvo papeles en el Münchner Kammerspiele y en el Deutsches Theater de Berlín. Su segundo matrimonio fue con Helene Weigel.

Sus frecuentes contactos con artistas socialistas influyeron sus pensamientos y en 1927 comenzó a estudiar «El capital» de Marx, transformándose en la década de los años 1920 en un convencido comunista que buscaba objetivos políticos con sus obras. Paralelamente creó su concepto del teatro épico.  

Su obra maestra fue «La ópera de los tres centavos» con música de Kurt Weill, que fue llevada al cine.

Hasta 1933 trabajó el Berlín como autor y director de teatro, hasta que Hitler asumió el poder. Fue acusado de alta traición por su obra «La toma de medidas» y un día después del incendio del Reichstag, Brecht huyó con su familia y amigos de Berlín hasta llegar cerca de Svendborg en Dinamarca. Varios de sus libros fueron quemados por los nacionalsocialistas. Los años en el exilio fueron los más duros para él, aunque escribió durante ese tiempo sus mayores obras, alcanzando su madurez con sus cuatro grandes obras entre 1937 y 1944. Vivió en varios países europeos, donde escribió muchas de sus obras, hasta llegar a Moscú, de donde después se trasladó en barco a Santa Mónica, California, cerca de Hollywood. Escribió guiones para la industria del cine, que no pudieron competir con las grandes productoras. En escenarios de emigrantes organizó algunas presentaciones teatrales, hasta ser nuevamente perseguido por sus ideas políticas. Fue interrogado por el Comité de Actividades Antiamericanas el 30 de octubre de 1947, escapando al día siguiente nuevamente a Suiza, único país al cual podía viajar, sin poder estar presente en el estreno de su obra dramática «La vida de Galileo» en Nueva York.

Brecht tenía prohibido el ingreso a Alemania Occidental. 15 años después de estar en el exilio, obtuvo la nacionalidad austríaca, pudiendo volver a Alemania Oriental, instalándose en Berlín. Con pasaporte checo se trasladó a través Praga a Berlín Este, trabajando en varias de sus obras y llegando a ser director general del Deutsches Theater.

En 1955 recibió el Premio Lenin de la Paz y al año siguiente, el 14 de agosto falleció de una trombosis coronaria, tras contraer una inflamación de pulmón. 

Fuente: Wikipedia