Experiencias de los alumnos

 

Cristian Berrios:
“EL INTERCAMBIO ABRIO MI MENTE, APRENDÍ NUEVOS
VALORES LOS QUE HE  TRATADO DE PONER EN PRÁCTICA”

La  Liga Chileno Alemana, gestiona el viaje, a jóvenes pertenecientes a colegios de origen germano a lo largo de todo Chile.

Cristian Berrios hoy de casi 30 años, recuerda como si haya sido ayer su experiencia de intercambio.  Cursaba tercero medio  en el colegio Alemán de los Ángeles,  tenía un nivel alto de alemán, debido al organismo educacional y también a su descendencia europea, características que lo llevaron a postular al intercambio de ese año 1999, desarrollado porla Liga  Chileno Alemana.

Los alumnos del colegio alemán de los Ángeles, que se encuentren en el nivel avanzado del idioma germano, pueden optar al intercambio. En este caso se encontraba Cristian el que fue elegido dentro de los tres jóvenes más aventajados de su colegio, sumándose a cinco alumnos más de la región del Bio Bio.

Desde la llegada al aeropuerto en Santiago, Cristian fue acompañado y guiado por un profesor acompañante. Al llegar a Alemania, alojaron en un albergue y participó de un seminario introductorio. Gracias a la ayuda de un profesor, el joven pudo hospedarse en la casa del hermano de este docente al norte de Alemania. Su estadía duró tres meses, tiempo en el que asistió a clases a un colegio cercano, donde no tuvo problemas y se adecuo rápidamente.

Formó lazos con la familia, George Lass, especialmente con la abuela, la que antes de volver a Chile, le regaló una caja llena de monedas de todos los países desde Grecia a España. El joven agregó que “el intercambio abrió mi mente, aprendí nuevos valores los que he tratado de poner el práctica, como el sentido de la responsabilidad”.

Cristian Berrios, viajo gracias a su propio esfuerzo, el de sus padres y el de la Liga Chileno-Alemana (DCB: Deutsch-Chilenischer Bund) organismo que se ha dedicado a organizar y realizar intercambios estudiantiles con Alemania, por medio de un departamento especial, el que cuenta con la asesoría pedagógica de la Sociedad Chileno-Alemana, donde pueden participar alumnos regulares de los colegios alemanes de Chile, de entre 16 y 19 años.

La Liga, espera que los alumnos valoren positivamente la experiencia del intercambio. Este permite, en efecto, un gran desarrollo espiritual y psicológico, pues ellos aprenden a resolver problemas sociales por sí mismos, con lo que fortalecen la voluntad y la autoestima, se enfrentan a una cultura diferente, lo que les muestra el valor de la tolerancia y la comunicación y deben también estar a solas consigo mismo, lo que los ayuda a reconocerse y fortalece su auto imagen. Además, la estadía en Alemania tiene como resultado un enriquecimiento notable del idioma, lo que repercute inmediata y significativamente en el rendimiento escolar.

x pop